‘Juego de Tronos’, una serie que no tiene por qué contar ‘Canción de Hielo y Fuego’ al pie de la letra

Por Álvaro Onieva a 29 de abril de 2014 • Sin comentarios

juego de tronosArtículo libre de spoilers.

Cada semana ‘Juego de Tronos’ nos está sorprendiendo, desde HBO en Estados Unidos y desde Canal+Series en España, con nuevos episodios de una cuarta temporada que supera todas las expectativas que pudiésemos haber tenido tras ver las anteriores. Los acontecimientos de la historia están avanzando con buen rumbo y dan pie tras su visionado a muchas conversaciones entre sus fans. Pero si hay una discusión que se repite es la polémica que surge cada vez que ‘Juego de Tronos’, la serie, realiza algo de una manera distinta a como se describe en los libros.

La semana pasada saltaba la liebre con la turbia escena protagonizada por los personajes de Jaime y Cersei, que si bien en los libros se entiende más suave, en pantalla fue bastante fuerte. La historia reciente de los personajes había sido ligeramente modificada para que los episodios tuviesen los puntos de giro que los guionistas necesitaban y acabó teniendo un resultado distinto que podría hacer cambiar tanto la percepción que tiene el espectador de la relación de Jaime y Cersei, como las posibles consecuencias de aquel suceso para los personajes. ¿La evolución de esta relación será distinta en la obra literaria y en la obra televisiva a consecuencia de este hecho? No podemos saberlo de momento.

El capítulo de esta semana traía otro desencuentro entre la serie y los defensores más acérrimos de lo sucedido en los libros que piden que la ficción televisiva sea un reflejo idéntico de la obra original. En este caso, una conversación entre Jon Nieve y Sam que no sucede en el libro y una escena final que revela algo jamás descrito en palabras por Geoge R. R. Martin. O al menos no de una forma tan gráfica y directa, pero que sí se ha dejado entrever de forma velada, según tengo entendido. Algunos han llegado a decir que esa escena son spoilers del siguiente libro, ‘Vientos de Invierno’, o los más benévolos la califican como un prólogo al mismo.

El caso es que la serie toma consistencia y se permite modificar los hechos de la obra en la que está basada con el fin de crear una narración potente. Su narración. Y esto es lo que parece que muchos no entienden. ‘Juego de Tronos’ no es la plasmación en imágenes de la saga ‘Canción de Hielo y Fuego’, sino que ‘Juego de Tronos’, la serie, es una obra en sí misma. Ella tiene sus propios creadores, medios, limitaciones y necesidades.

Evidentemente todo parte del mismo material y debe hacerle honor, pero tampoco es raro que la obra derivada tome sus propios derroteros. La diferencia entre una obra adaptada y una obra basada en otra no es tan clara como parece, pues las líneas se difuminan entre la transposición –aquellas adaptaciones más fieles al texto original-, la interpretación y la adaptación libre. De guiones adaptados que poco a nada tienen que ver con los originales está la historia de Hollywood llena. Y no se trata ya de las indiscutibles diferencias entre el papel y el plano, de que el libro se pueda explayar lo indecible en describir situaciones o en hacernos oír los pensamientos de los personajes, o que la televisión tenga límites de presupuesto que puedan impedir según qué escenas. Se trata de que la televisión necesita un ritmo y unos pulsos a la hora de crear la historia que pueden no coincidir con lo contado por George R. R. Martin de una forma fiel.

Pero si el propio autor de la saga, George R. R. Martin, ha mostrado su beneplácito con respecto a esta adaptación, ¿quiénes son los lectores para contradecirle? Sí, no hay entrevista en la que pierda ocasión para alabar el trabajo de David Benioff y Dan Weiss como productores ejecutivos de la serie y guionistas y hacer notar su total conformidad con lo que se muestra en la serie. Además, ha manifestado estar en contacto constante con ellos y supervisar lo acontecido en los guiones. Con esto sobre la mesa, no podemos quejarnos de que Benioff y Weiss estén haciendo con ‘Juego de Tronos’ lo que les esté dando la gana y destrozando el legado de Martin. Tenemos la garantía de que la historia será respetada en lo esencial y las diferencias que surjan serán a favor de la historia.

Quizás no sea la misma obra, escena a escena, quizás, pero de lo que estoy seguro es de que ‘Juego de Tronos’ será muy grande. Una obra distinta a la original, si queréis, pero muy grande. Y a quién no le guste tiene una opción muy fácil: dejar de ver la serie ‘Juego de Tronos’ y disfrutar de la lectura de la saga ‘Canción de Hielo y Fuego’.

En AgenTV | HBO vuelve al trono de la ficción
En Diario del Viajero |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>