‘El Chiringuito de Pepe’, otro acierto para la ficción de Telecinco

Por Álvaro Onieva a 11 de junio de 2014 • Sin comentarios

el chiringuito de pepeEl éxito del estreno de ‘El Chiringuito de Pepe’ confirma las buenas decisiones que está tomando el departamento de ficción de Telecinco tras una larga etapa bastante turbia de encadenar fracasos. Mientras que Antena 3 encadenaba aciertos como ‘Gran Hotel’ o ‘El Barco’, en Telecinco novedades como ‘Homicidios’ o ‘Cheers’ se daban con el share en las narices y sólo éxitos anteriores como ‘Aída’ y ‘La que se avecina’ funcionaban. Y justo en esta temporada en que ‘Aída’ ha dicho adiós llegó ‘El Príncipe’ para romper la maldición y devolver las altísimas audiencias a la ficción de Telecinco. Luego vino ‘B&B De boca en boca’, más tímida, pero finalmente asentada. Ahora es ‘El Chiringuito de Pepe’ la que consigue meterse a la audiencia en el bolsillo y coronarse como el mejor estreno de una serie de Telecinco desde 2005. Y lo merece.

La premisa de ’El Chiringuito de Pepe’ echaba para atrás y yo fui muy reticente con la serie, pensando que estaríamos ante la enésima comedia sin gracia como aquel ‘Vida Loca’, y no fue hasta que estrenaron las primeras imágenes de la serie que confié en ella. Fue esto lo que me hizo decantarme a ver la serie de Telecinco este lunes en vez de ‘El pueblo más divertido’, el esperpento de Mariló Montero. Buena elección y grata sorpresa.

‘El Chiringuito de Pepe’ no inventa nada pero presenta un producto solvente y bien facturado. Su premisa nos trae otra historia de pez fuera del agua, más concretamente de la categoría de gruñón de ciudad que se ablandará con la bondad de gentes más rurales. El gran chef frente al dueño del más cañí del chiringuito de playa. Contrastes en busca del humor que funcionan porque están hechos con cierta inteligencia y gusto. También tenemos la típica trama del padre que irá acercándose a su hijo, de niños que se gustan y por supuesto un interés amoroso para el protagonista que encarna una Begoña Maestre que hace que te enamores de ella en el primer fotograma.

No deja de ser ‘El Chiringuito de Pepe’ una especie de Doctor Mateo en Peñíscola, con toques de costumbrismo y otros de parodia –esos momentos de falso documental y esa caricaturización de Sergi Roca desde el propio nombre del personaje-, no deja de ser una fórmula muy identificable y bastante usada. Pero está bien traída. El reparto encaja a la perfección, con un Santi Millán haciendo siempre de ese eterno galán-gañán mitad déspota mitad catalán subidito pero de buen fondo, con una Blanca Portillo que con sus pocas escenas hace subir el nivel, con El Langui que es todo carisma y con un resto de personajes que no rechinan. Ni siquiera Bonilla que sabe ofrecer un personaje que es igual que el de ‘Los Serrano’ pero que no es lo mismo.

Los planos respiran gracias a los exteriores y a la luz natural, algo siempre de agradecer, y nos llevan a un enclave que apetece visitar. El tono está bien llevado y aunque no es una sitcom de carcajada como algunos podrían esperar, sí es una comedia con un punto entrañable que se deja ver. Quizás no es la serie que a mí me gustaría seguir cada semana, pero desde luego es un producto muy digno, más de lo que pintaba sobre papel, y espero que se mantenga.

En AgenTV | El mes del Mundial, del ‘El Chiringuito de Pepe’ y poco más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>