‘Please like me’, una joya escondida que nos dejó 2014

Por Álvaro Onieva a 7 de enero de 2015 • Sin comentarios

please like meTerminó 2014 y los medios televisivos se llenaron de listas y más listas sobre lo mejor, peor y regular del año. Y con cierto empacho de rankings me dio pereza hacer la mía propia en este blog, en parte también porque me parece que hay que tener cuidado a la hora de tratar de sentar cátedra usando términos tan grandilocuentes como “lo mejor”. Sin embargo, no quería dejar pasar este punto de inflexión en nuestras vidas seriéfilas que es el fin de un año para hacer una recomendación. No sé si ‘Please like me’ es, en términos absolutos, la mejor serie de 2014, pero desde luego se ha quedado cerca.

Durante el verano de 2014 nos llegó la segunda temporada de esta serie australiana (ABC1), con año y medio de distancia con respecto a la primera tanda de episodios y pasando ahora a ser coproducción con EE.UU. donde la ha adoptado el reciente canal Pivot. Quizás por la distancia con la temporada anterior, tardé un tiempo en ponerme a visionar lo nuevo de Josh y sus amigos, pero cuando lo hice quedé fascinado. La segunda temporada de ‘Please like me’ es una maravilla.

Cuando vimos la primera temporada de ‘Please like me’ nos aventurarnos a llamarla la ‘Girls’ gay, pues tenía bastantes puntos en común con la serie de Lena Dunham: una serie centrada en un personaje muy protagonista interpretado por el creador y guionista de la serie pero sin perder interés en sus secundarios, un tono naturalista, drama con mucho humor, inteligencia, frescura y honestidad. Josh Thomas puede medirse en talento y gusto con Dunham sin despeinarse (los cuatro pelos despeinados que tiene). Sin embargo, los seis episodios de la primera temporada acabaron demasiado pronto, sin dar tiempo a la serie a encontrarse a sí misma.

La segunda temporada, en cambio, comenzó puliendo los errores pasados (más bien leves desajustes) y demostrando que ahora todo estaba en su sitio. Mientras que en la primera temporada la trama dedicada a la salida del armario de Josh y su irritante personalidad -con esa mezcla de ironía, inteligencia e inseguridad- acapararon casi todo el metraje, el Josh de la segunda temporada deja espacio a que sucedan muchas más cosas a su alrededor. Sigue siendo un ser imperfecto e inmaduro, sí, pero se encuentra en el buen camino del crecimiento. Como Hannah Horvath. Pero basta ya de comparaciones entre ‘Please like me’ y ‘Girls’ porque, desde luego, la serie australiana tiene bien definida su propia personalidad.

Sin perder el centro en el personaje de Josh, la segunda temporada de la serie nos ha dado momentos brillantes gracias a sus secundarios, especialmente al comando del hospital psiquiátrico en el que está ingresada la madre del protagonista. ¿Quién no tuvo un flechazo allí con Ginger? Y bueno, ¿qué decir de la propia Rose, la madre de Josh? La interpretación de Debra Lawrance, casi excesiva pero nunca histriónica, es de lo mejorcito de estos capítulos y llega a su culmen durante el capítulo 7, esa pausa para respirar que se toman madre e hijo yéndose de camping y revelándonos tantas cosas en silencio.

Por todo esto y por lo bien que retrata la vida y sus emociones, en apariencia sin esfuerzo, ‘Please like me’ se ha convertido con su segunda temporada en una de las ficciones imprescindibles del panorama internacional. Ahí, desde Australia y una pequeñita cadena de cable yanqui. La vida contada de forma honesta, en perfecto equilibrio entre el drama y la comedia y con un toque de positividad, eso es ‘Please like me’. Y su espíritu nos invade desde los primeros acordes del I´ll be fine de Clairy Browne & the Bangin’ Rackettes.

Su tercera temporada ya está encargada. En España, aún no la ha comprado ninguna cadena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>