La representación LGTB en las series de televisión (Charla en La Script)

Por Álvaro Onieva a 29 de junio de 2015 • 3 comentarios

representación LGBT en las series de televisiónLa representación de personajes LGTB en televisión, como la de otras minorías, es un camino largo y lleno de baches. Normalmente, este camino comienza con la ausencia absoluta de visibilidad, para dar paso a la presencia en tramas episódicas en las que se presenta como un problema (un personaje llega para anunciar que es LGTB y crear un drama, generalmente concluyendo con la feliz aceptación por parte del protagonista) o como un elemento chistoso, para luego pasar a integrarlo en las tramas de forma continuada pero como algo exótico, y finalmente tratarlo desde la cotidianeidad.

Se trata de un proceso que podemos observar tanto en la comunidad LGTB como en las minorías raciales, y que aún queda mucho por recorrer en el caso de las personas con discapacidad. A lo largo de este transcurso, también es común que surjan series específicas (como el boom de las sitcoms de afroamericanos o series como ‘Queer as folk’ y ‘L World’ en canales de cable) y que muchas otras se esfuercen por tener “un poquito de todo” (sorprende cómo Shonda Rhimes hace sus series, que parece que tenga una plantilla con todas las razas y condiciones que debe incluir).

La importancia del estereotipo (y de romperlo)

Los estereotipos en televisión no tienen por qué ser negativos. Son una forma de poner en situación al espectador rápidamente, de hacerle conectar en cuestión de minutos con un personaje o una situación, eso sí, luego se tendrá que dar profundidad y aristas a ese estereotipo para que no se quede en algo pobre. El problema del estereotipo es cuando resulta limitador, en tanto en cuanto que solo hay uno para representar una opción muy diversa, y cuando va unido del prejuicio.

En el caso de la representación LGTB existen varios estereotipos que fomentan una visión heteronormativa de la realidad. Cuando se presentan gays con pluma (las lesbianas con ella apenas existen en televisión) es para hacer comedia de ellos. La figura del “mariquita”, estrambótico e histriónico, siempre es motivo de chiste en televisión, no hay en cambio gays con pluma en drama tratados desde la cotidaneidad o empoderados (¿un Walter White gay y con pluma?). En contraposición, fuera del chiste están otros gays presentados como la opción correcta, aquellos que se comportan como heterosexuales salvo en lo que hacen en la cama (aspecto que es totalmente obviado, por supuesto: se sabe pero no se ve). La serie ‘Will & Grace’ es un caso casi paradigmático: Will es el gay discreto y recto, sin vida sentimental, que triunfa laboralmente y resulta un modelo a seguir, mientras que el afeminado Jack es solo motivo de risa por su extravagancia. Son presentados como el sí y el no de la aceptación social.

Otro estereotipo en torno al hombre gay, en este caso “positivo”, es que siempre se le representa en como pudiente económicamente, cayéndose en el cliché del lobby gay poderoso. Salvo casos aislados como el de Mickey Milkovich de ‘Shameless’, pocos gays televisivos son pobres o de clases bajas.

Las lesbianas, sin embargo, suelen ser presentadas desde una visión de y para el hombre heterosexual. Son mujeres ultrafemeninas, a menudo con pasado heterosexual, que se seducen y presentan escenas eróticas. No existen, sin embargo, parejas en las que una o las dos integrantes no sean lesbianas femeninas y no entren en este juego de seducir al hombre espectador. Quizás esa es la virtud de ‘Orange is the new black’, la representación de una paleta de personajes lésbicos (que no están ahí solo por ser lesbianas) que refleja una gran diversidad de estereotipos pero que son personajes con profundidad. Que muchas de sus guionistas sean mujeres probablemente influya en esto.

En cuanto a la bisexualidad, estamos probablemente ante la opción más invisible. Los hombres bisexuales prácticamente no existen en televisión (lo más parecido que recuerdo es Jack Harkness de ‘Torchwood’, que en realidad es pansexual), mientras que las mujeres bisexuales, al igual que las lesbianas, suelen representarse como ese juguete morboso. Hiperfemeninas, sexualizadas, juguetonas. Además, la bisexualidad suele ser un trance de una opción a otra, y pocas veces se presenta como una orientación sexual definitiva. El caso de Callie en ‘Anatomía de Grey’ es algo puntual.

La transexualidad, por su parte, sigue siendo tabú en la mayoría de las series. A parte de alguna transexual prostituta muerta en el procedimental de turno, no ha sido hasta las temporadas más recientes cuando hemos podido ver personajes que hayan reflejado con enjundia la transexualidad. En series de cable, claro está. Primero ‘Orange is the new black’ con el personaje de Sophia y luego ‘Transparent’ con Maura. De momento, la representación de la transexualidad sigue estancada en lo exótico.

‘Transparent’ además toca el tema de la edad, algo muy obviado ya que los personajes LGTB suelen ser jóvenes (bien por explotar su sexualidad, o bien por enfrascarlos en tramas de autoaceptación). Las diferentes edades en los personajes LGTB es, precisamente, el eje de las series ‘Banana’ y ‘Cucumber’ de Channel 4.

Otro aspecto prácticamente invisible es la unión en un mismo personaje de varias categorías minoritarias. En ‘Looking’ sí hay personajes LGTB de distintas razas, y curiosamente es en un canal bastante familiar como ABC Family donde encontramos ‘The Foster’, una serie sobre una pareja lésbica interracial que adopta hijos, y ‘Empire’ también ha querido presentar a un gay negro. Son casos aislados, generalmente los personajes LGTB son blancos. Personajes LGTB con discapacidad ni existen ni se les espera.

El resto de opciones LGTB y queer, quedan desaparecidas de la televisión. La diversidad poco a poco se establece, a veces de forma forzada y otras como quien expone un gorila albino en el zoo, pero poco a poco la televisión se mueve hacia lo ideal: visibilizar a través de la cotidianeidad.

Personajs LGTB en las series infantiles: asignatura pendiente

marceline princesa chicle hora de aventurasLa representación de personajes LGTB en las ficciones y programas infantiles es la gran asignatura pendiente. Hace años, la presunta homosexualidad del teletubbie Tinky Winky (y digo presunta porque nunca fue confirmada por los productores de la serie) se convirtió en debate de estado, y en países como Polonia la polémica caló hondo. A pesar de que, parece, los teletubbies eran criaturas asexuadas, la serie puso en evidencia la importancia que la sociedad daba a la reprentación de la diversidad en cuestiones de sexualidad, no tanto en cuestión de orientación (porque los teletubbies no mostraban interés por otros teletubbies) sino de conducta y género: el problema era que Tinky Winky, supuestamente varón, llevase bolso. Más de quince años después, el tema sigue siendo un tabú.

Mientras las series infantiles, importante método educativo, respresentan la diversidad racial, pocos son los casos de representación de distintos tipos de familias y opciones, más allá de la viudedad que tanto gusta a Disney. Un ejemplo, en ‘Phineas y Ferb’, Ferb es es hijo del padre mientras que Candance y Phineas de la madre. En Peppa Pig las familias son de diferentes especies animales, algo que representa las diferencias raciales, ¿pero por qué no hay familias en la serie con dos papás o dos mamás?

El caso más destacable en cuanto a represtación LGTB es la serie ‘Hora de Aventuras’, en la que se da a entender que Marceline y la Princesa Chicle fueron pareja en el pasado. Eso sí, se trata de una representación que se mueve más en el campo del subtexto que en el de la naturalidad, siendo ésta una serie que suele estructurar sus mensajes en diferentes niveles de lectura, quedando el más sofisticado para los adultos. Pero algo queda, desde luego, y la intención es buena. No obstante, según declaró Olivia Olson, actriz de doblaje de Marceline en la versión original, el creador de la serie Pendleton Ward le confesó que la representación LGTB en esta historia se realiza así porque una forma más directa podría traerle problemas en según qué mercados audiovisuales en los que es distribuida.

La representación LGBT en las series de televisión españolas

mauri fer aqui no hay quien vivaNo sería justo hablar de representación LGBT en las series de televisión sin dedicar un apartado a la ficción española. A pesar de que la las series españolas han ido diez años por detrás de las estadounidenses en aspectos formales, no ha sido así con nuestra sociedad en cuestiones LGTB (aquí el matrimonio igualitario llegó diez años antes que a EEUU) ni en la inclusión de personajes LGTB aquí.

De Diana de ’7 vidas’ a Irene Larra de ‘El Ministerio del Tiempo’, las lesbianas no han sido invisibilizadas, y son, desde mi punto de vista, los personajes de Mauri y Fer de ‘Aquí no hay quien viva’ los que más ayudaron a la visibilización de personajes LGTB en nuestro país. Con dos tipos de personaje gay muy distintos, y que en pantalla se complementaban muy bien, Mauri y Fer no estaban en la serie para hacer chistes de gays, como suele pasar en las comedias estadounidenses. Ellos eran dos más en el ecosistema de Desengaño 21, tan viles y tan divertidos como cualquier otro vecino. Una serie donde, por cierto, también hubo un personaje transexual muy bien integrado. ‘La que se avecina’, ha heredado muy bien la representación LGTB de su predecesora.

La pareja de Maca y Esther de ‘Hospital Central’ siempre será muy recordada, y Ana y Teresa de relataron la dificultad de un romance lésbico en tiempos revueltos. Muy llamativo también es el caso de Fidel en ‘Aída’, uno de los pocos ejemplos de niños homosexuales en televisión (que no adolescentes) y aunque aquí sí se hacía chiste y escarnio de su condición, el personaje recibía como cualquier otro del elenco. Otros adolescentes recordados son Santi en ‘Al salir de clase’ y Fer en ‘Física o química’.

Pero como pasa en Estados Unidos, las opciones más minoritarias siguen invisibilizadas y objetivo ideal sería la integración en la cotidianeidad de la serie, como bien ha establecido ‘El Ministerio del Tiempo’.

La Script: Orgullo LGTB

Con motivo del día del Orgullo LGTB, La Script dedicó su programa de ayer domingo a este tema. Cayetana Guillén Cuervo, pregonera de las fiestas del Orgullo de Madrid este año, habló de su personaje en ‘El Ministerio del Tiempo’, Irene Larra, que integra con la mayor naturalidad su orientación en el background del personaje (es lesbiana) y que ha creado una legión de fans que se hacen llamar Cayetaners que la han elevado a la categoría de icono. Después, Iván Escobar y Maggie Civantos, guionista y actriz de ‘Vis a vis’, hablaron de la nueva serie carcelaria que está triunfando en Antena 3, donde la pareja de Macarena y Rizos también está arrasando.

Finalmente, hablamos de la representación de personajes LGTB en las series de televisión: Concepción Cascajosa (directora del Máster de Guión de la Universidad Carlos III), Miguel Brox y Sara de Flumeri (Cogam), Sara Bea (revista MíraLES) y yo. Hicimos un repaso a diferentes personajes LGTB en las series, pero sobre todo a cómo son retratados.

3 comentarios en “La representación LGTB en las series de televisión (Charla en La Script)

  1. Pingback: El tratamiento de la homosexualidad en la ficción – Sexocomplexo Magazine

  2. Cada vez encontramos más y más series gay y con personajes homosexuales. Aunque todavía es raro que los personajes homosexuales sean protagonistas. Se necesitan más protagonistas LGTBI en las series para conseguir romper con el tabú y los estereotipos, sobre todo, y como comentáis, en las series infantiles. Una buena educación desde la infancia es vital para tener una sociedad abierta.

  3. Pingback: Estereotipos de la comunidad LGBT en series de televisión. – Representación de la Homosexualidad en Series y Programas Estadounidenses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>