Batería de estrenos: de cajas, cantantes y princesas

Por Álvaro Onieva a 3 de marzo de 2016 • 1 comentario

estrenos formatosEn las últimas semanas han ido llegando a las televisiones españolas diferentes formatos de entretenimiento de estreno. No han sido muchos quienes se hayan metido al público en el bolsillo, pero no por ello iban a no merecer dedicarles unas líneas de análisis.

‘Toma partido’ (Cuatro)

El más reciente de los estrenos ha fracasado estrepitosamente en audiencias. Su mejor dato, en su estreno, fue un 3,3% de share. El programa de Cuatro comenzó con serios problemas: demasiado teatrillo, demasiado grito, demasiada crispación, poco contenido y un grafismo horroroso. Con el paso de los días ha ido puliendo alguno de sus fallos, llevando a mejores contertulios, rebajando el tono y con un Miguel Ángel Oliver adaptándose al cambio de presentador a moderador.

Todavía tenía mucho margen de mejora, pero la cadena no le ha dado más tiempo y lo ha cancelado ante semejantes cifras. Tampoco podían pretender que, de un día para otro, el espectador que busca información política se plantee Cuatro como opción. No pasó con ‘Un tiempo nuevo’ y no ha pasado con esto.

‘A mi manera’ (laSexta)

Un formato interesante con ciertos fallos en su planteamiento y ejecución. Para empezar, me parece un producto poco de masas, más para la televisión de pago que el abierto, o para la pública. Hay que tener en cuenta que el elenco, si bien son conocidos y reputadísimos, no son precisamente ídolos adolescentes ni del público más mainstream. Por otro lado, si en lugar de que cada semana se dedicase a homenajear a un artista hubiesen optado porque cada uno hiciese a otro, en una rotación, aunque se habría perdido esa sensación de evento, no supeditaría el interés del programa al interés que genere el propio artista. Si uno no te gusta, es difícil que aguantes la noche.

No obstante, la intención del programa es muy buena, con música en directo y un tono amable, y el resultado notable… si te gustan esos artistas. Sí me hubiese gustado ver más convivencia –no, no hace falta que sea un ‘Gran Hermano’- y naturalidad, en lugar de unas conversaciones que eran en realidad medidas entrevistas.

‘Cuestión de tiempo’ (La 1)

La propuesta de las tardes de La 1 ha durado muy poco (se podrían hacer incontables chistes con el título del programa, pero no procede), con datos bajos hasta para la maltrecha franja de la cadena pública. La idea de una caja que encierra una sorpresa, o un mensaje, que se activa en determinado momento tenía trampa: ¿cuándo se abrirá? Pues cuando el cámara llame a tu puerta. Mera excusa para darle forma (y formato) al talk show de toda la vida.

El problema de ‘Cuestión de tiempo’ no era la caja, sino lo que había dentro. Historias cotidianas, con poco tirón y demasiado azúcar que rebajaban el tono (supongo que por ser televisión pública) y dejaban el programa en algo muy naif. Sin drama, no hay historia. Además yo, personalmente, no veo a Patricia Gaztañaga en un formato buenrollista.

‘Mejor llama a Pilar’(Cuatro)

Una pena que este programa no le funcionase a Cuatro porque el material era bueno. El enésimo coaching de la cadena, esta vez con parejas, intuyo que no ha gustado por su tono menos escabroso que su primo lejano ‘Hermano Mayor’. Y yo, sinceramente, agradezco que las parejas que Pilar Cebrián trataba no estuviesen rompiendo puertas a cabezazos, porque de ser así el programa habría sido cómplice de mantener en el infierno a los cónyuges.

Las parejas de ‘Mejor llama a Pilar’ tenían problemas más normales que los basiliscos que retrata ‘Hermano Mayor’, pero el contenido era interesante. Siempre gusta cotillear entre los trapos sucios de una relación, aunque el objetivo sea lavarlos. El problema mayor del programa, para mí, era la excesiva duración. La estructura era clara y todos la conocemos: problemón, tratamiento y milagrosa solución. Pero por el camino había demasiadas metáforas visuales que postergaban el desenlace. Y como nota, no me parece que el título fuese muy ilustrativo (¿homenaje a ‘Better Call Saul’?).

‘Got Talent España’ (Telecinco)

La adaptación nacional de uno de los formatos de más éxito del mundo (que no merecería ni considerarse formato) es todo lo que cabría esperarse. Lo hemos visto mil veces: desde ‘El Semáforo’ de Jordi Estadella, hasta el ‘Tú sí que vales’ de Telecinco, pasando por la adaptación de este mismo formato en Cuatro llamada ‘Tienes talento’. Cantantes, magos, malabaristas y un sinfín de artistas trufados con otros cuantos frikis. Emoción, risas, patetismo. Mezlcado, no agitado.

La clave de un formato así, y de su adaptación, es el jurado. Si ‘Tú sí que vales’ se quedaba en un panel de perfil no muy alto, en ‘Got Talent España’ han tirado la casa por la ventana. Lección aprendida de ‘Operación Triunfo’ versus ‘La Voz’: los coaches tienen más tirón que los participantes, que son de usar y tirar. Jorge Javier Vázquez, Eva Hache, Edurne y Jesús Vázquez han mostrado con anterioridad, y de sobra, su carisma, telegenia y sentido de la televisión. Funcionan de maravilla. Y Santi Millán está más que correcto en un formato que no pide grandes proezas para su conducción.

‘Un príncipe para tres princesas’ (Cuatro)

No sé hasta qué punto podemos considerar este como un nuevo formato, ya que en realidad es una evolución del formidable ‘Un Príncipe para Corina’, en un intento de enmendar errores de ‘Un Príncipe para Laura’. Se pensó –y bien pensado- que tener tres princesas en lugar de una era menos arriesgado. Muy buen casting: Yiya comenzó siendo la bomba pero se desinfló, Marta nos hace pensar que aún hay alguien que se toma esto medio en serio y Rym es el verdadero descubrimiento (#aloRym).

Sin embargo, el programa se enreda en crear situaciones cada vez más artificiosas y ficcionadas que no deja tiempo para un desarrollo natural de la realidad. Porque esto, por muy guionizado y editado que sea, pretende tener una base de realidad. Aquí ha fallado ‘Un príncipe para tres princesas’, no hay minuto para convivencia, ni hay conversación emitida sin que se recorte hasta el esperpento, sin que lleguemos a saber qué pasó en aquella realidad. Si había alguien queriéndose enamorar –aunque sea un poquito- o si es toda una pantomima para crear gifs. Yo, muy fan del programa, he terminado por bajarme.

‘To Kyma. Rescate en el mar Egeo’ (laSexta)

En realidad este no es un formato como tal, sino un documental puntual. Pero por su calidad me parecía importante reseñarlo. Con ‘To Kyma. Rescate en el mar Egeo’ laSexta ha continuado diferenciándose de su competencia ofreciendo un crudo reflejo de la crisis de refugiados sirios en la isla de Lesbos. Un programa que –por desgracia- sorprendía ver en el prime time de una televisión comercial en abierto. De hecho, era todo a lo que una pública debería aspirar.

Un comentario en “Batería de estrenos: de cajas, cantantes y princesas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>